Pirámides, un fenómeno Mundial Por Daniel Rodellas

Pasadizos bajo nuestros pies Por Cristina Álvarez Soto

La Piedra de Los Valientes Por Fernando Álvarez

Bretaña, La Patria de Merlín Por Miguel Aracil

Los Códices de Plomo que hablan de Jesús de Nazaret Por Aníbal Clemente

La Barca Solar en el Antiguo Egipto Por Aníbal Clemente Cristóbal

Tartessos, su esplendor en Andalucía Por José Manuel García Bautista

La Sinagoga Del Agua Por José Ángel Cruz Torres

Akenaton. La rebelión del Elegido Por Aníbal Clemente Cristóbal

Arqueología Bíblica: Lo que la ciencia descifró y las preguntas pendientes. Por Aníbal Clemente Cristóbal

Nuevos estudios sobre la Sábana Santa Por Aníbal Clemente Cristóbal

Mito y Realidad de El Dorado Por José Manuel García Bautísta

Arkaim. La ciudad de los Dioses Por Carlos Mesa

ARQUEOLOGÍA DE SALÓN
Nuevas Pirámides halladas en Egipto con Google Earth: ¿Realidad o Ilusión
? Por Aníbal Clemente Cristóbal

Arkaim. La Ciudad de Los Dioses (y II) Por Carlos Mesa

La enigmática cultura de Valdivia Por Virginia Dangma

Canarias. Novedades Arqueológicas Por Jaime Rubio Rosales

El Calendario maya de Cuenta Larga y el Fin del Mundo Por Aníbal Clemente Cristóbal

El Calendario Lunar Maya: Las profecías sobre el 2012 Por José Luis Giménez

El Calendario maya de Cuenta Larga y el Fin del Mundo

Por Aníbal Clemente Cristóbal

File:La Mojarra Inscription and Long Count date.jpgDurante la historia de la humanidad, han sido muchos los que ya hablaron de la llegada del fin del mundo, aunque sin demasiada suerte.
Desde Nostradamus hasta los mayas, todos tenían un punto en común: el mundo desaparecería de manera violenta. Algunos hablaban de un meteorito gigante, otros de que el sol se iría acercando a nosotros hasta quemarnos...

Sin embargo, el hecho de que el calendario de los mayas fuera increíblemente exacto y que gozaran de una serie de conocimientos inexplicables para su época, hicieron temblar a la humanidad con su predicción más catastrófica: el fin del mundo tendría lugar el 21 de diciembre del 2012, con la llegada de una nueva era.

Mientras para unos el fin del mundo es la extinción de la especie humana, para otros se trata del ascenso a un nivel superior o un cambio radical en la manera en que vivimos.
Los mayas no dejaron escrita la fecha del fin del mundo, pero aunque lo hiciesen sin querer, sí que nos contaron cómo podía ser el fin de una civilización. Los problemas que provocaron el ocaso del mundo maya habían comenzado casi cuatro siglos antes del hundimiento, hacia el año 660. Las prósperas ciudades mayas, que se habían multiplicado durante  un largo periodo de lluvias abundantes que comenzó hacia 440, empezaron a sufrir las consecuencias de un descenso continuo de las precipitaciones, por lo que el fin de los mayas estaba en estrecha relación con los cambios climáticos.

Continúa en C7 nº16 Diciembre 2012 Año III

Descargar Número Completo

 

Fotografía: Marcos Valero